martes, 30 de octubre de 2012

Proyecto octubre - Los dos mundos: Encuentro fallido.



Saludos blogueros, les dejo mi proyecto del mes de octubre para Adictos a la escritura: LOS DOS MUNDOS. El proyecto consistía en realizar un relato tomando como base central la festividad de todos los santos o halloween, debiendo versar sobre la noche en la que el mundo de los vivos y los muertos se mezclan. Así que el siguiente relato es lo que surgió, espero haberlo realizado acorde a lo requerido, espero su opinión y como siempre estoy atenta a sus comentarios.


ENCUENTRO FALLIDO



Un relámpago llenó de luz la estancia, reduciendo por un momento la oscuridad. El olor a flores embargaba el ambiente y al fondo del pasillo se distinguía una veladora encendida: una luz titilante apenas perceptible.
La lluvia arreciaba y un viento fuerte agitaba los árboles situados en el camino que llevaba a la entrada. Celeste mantenía una mano pegada a la ventana, con la mirada perdida en un punto lejano, sin realmente ver nada.
Afuera hacia frío, y ella, en el interior de la casa, bajo el chal que cubría sus hombros temblaba. Una sensación extraña le recorría el cuerpo, cual corriente eléctrica: la expectativa de lo que esa noche prometía y que se avecinaba.
Un ruido a su espalda hizo que todos sus sentidos despertaran, pero se dijo que aún era pronto, que seguramente había sido otra cosa. No obstante, cerró por un momento los ojos y se centró en los ruidos que llegaban a sus oídos.
Reconoció el sonido de la lluvia, del viento colándose por las rendijas, incluso pudo apreciar el crepitar del fuego que ardía en la chimenea de la otra habitación, pero de él nada. Aún no estaba con ella. «Todavía no», se dijo.
Abrió los ojos y observó a su alrededor. El lugar estaba en penumbras, pero reconocía cada cosa con sólo distinguir su silueta: las fotografías que adornaban las paredes, el jarrón azul que consiguieron en un mercado, el sofá que él se había empeñado en comprar a pesar de que el color era horrible.
Sonrió para si cuando recordó el argumento que él había utilizado para convencerla de comprarlo. «¿Qué tanto me amas?», le había preguntado, y entonces se lo había enseñado en la tienda. Dos días después ambos estaban sentados en ese sofá. «El sofá más feo del mundo», le había dicho ella, pero al final tuvo que reconocer que era bastante cómodo.
Detuvo sus recuerdos de golpe antes de que la dejaran hecha un guiñapo, una muñeca rota incapaz de recomponerse. No quería que él la viera así. Había practicado la mejor de sus sonrisas y esperaba que él la notara feliz, aunque no fuera del todo cierto.
Avanzó por la estancia, recorriéndola de un lado a otro con gesto nervioso. Quería verlo y no podía controlar por más tiempo la ansiedad de sentirlo cerca. Al fin, el reloj anunció la hora con sus características campanadas: era exactamente la medianoche.
Se sobresaltó cuando oyó pasos a su espalda. Se giró sorprendida y a tiempo estuvo de ver una sombra que transitaba por la casa. Se escuchó un portazo y después una suave música terminó por borrar todo rastro de silencio.
Absorta, Celeste siguió la música, reconociendo la melodía como si fuera suya. Avanzó en dirección al pasillo y no se detuvo hasta llegar al umbral de su habitación. El ventanal que daba al jardín estaba abierto. Entonces lo vio.
Estaba de espaldas a ella, observando la lluvia, totalmente inmóvil. Ni siquiera se había dado cuenta de su presencia. Lo observó un rato más, hasta que una ráfaga de viento agitó las cortinas y entró con fuerza a la habitación. Celeste retrocedió, adentrándose en la oscuridad. Entonces, él fue a su encuentro.
Caminó directamente hacia el fondo del pasillo. El viento había apagado la veladora. Se acercó y con un cerillo volvió a encenderla. La luz proyectó sombras a lo largo del pasillo y dejo ver un pequeño altar que se alzaba encima de una mesa. Un jarrón con flores frescas se ubicaba en el centro y colgado de la pared había un retrato de una mujer.
Celeste lo miraba, casi podía tocarlo.
—¿Celeste? —dijo él y no hubo respuesta—. Debo estar volviéndome loco —concluyó.
Cuando él se dio la vuelta lo único que pudo ver fue su sombra en el piso. Ella, en cambio, pudo verlo acurrucarse en el sofá de la estancia hasta que se quedó dormido, solo entonces, ella volvió a tomar su lugar habitual.
Celeste mantenía una mano pegada a la ventana, con la mirada perdida en un punto lejano, sin realmente ver nada, sin siquiera poder ver en el vidrio su propio reflejo. 

14 comentarios:

  1. Realmente precioso, se me ha erizado el vello mientras lo leía!!!
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  2. Una descripción tan "envolvente" que te hace vivir la historia como propia. Me ha encantado.

    ResponderEliminar
  3. Me encantó :D en un principio creí que era él el muerto, pero me enamoraste con ese final, te ha quedado muy bueno.

    ResponderEliminar
  4. Muy buen relato. Como si a veces quedasen ahí los que se van.

    ResponderEliminar
  5. Que bonito, lo he leído de un tirón,¡enhorabuena!

    ResponderEliminar
  6. Li: Este relato tiene tu magia, Logró infundirme ese ambiente místico y secreto, que me hizo volverme vouyerista de una escena muy, pero muy íntima.
    Gracias por compartir tus pensamientos: Doña Ku

    ResponderEliminar
  7. Li;

    Tienes magia en las descripciones. Y la historia: genial. Me encantan los relatos cuyos personajes centrales son seres humanos; y mas si hay romance.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola! Me sorprendiste, yo crei que era al revés y nada, describes las escenas de una manera tan preciosa que casi se puede sentir que estamos con Celeste y él, en romántico y nostálgico reencuentro ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. ¡Me llevaste al huerto completamente! Ja, ja, lo has hecho tan bien que es imposible imaginarse el final.

    Besazo.

    ResponderEliminar
  10. Me encantó!! Sobre todo el final, buenísimo.
    Un gran abrazo.

    Kayla

    ResponderEliminar
  11. ¡Tan tierno!
    Yo me había equivocado de fantasma así que además venía con sorpresa :)

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola Li!
    Ame tu relato como no tienes idea!, que bonito, que hermoso, eso de ue al principio el parecía ser el muerto me encanto luego por la forma en que se aclaro que era ella, awww simplemente que ternura me dió y que tristeza :(
    Muy bello tu relato

    ResponderEliminar
  13. Ay Li!! Directo al corazón!!! Me ha encantado!!! Un placer leerte.
    Un besito

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y comentar, espero y hayas encontrado algo de tu agrado.